Cielo

infortursa 

Revista

  • Redacción. Madrid

Atardeceres idílicos en España

Las puestas de sol representan esos momentos enigmáticos en los que nos quedamos perplejos admirando el fenómeno que establece el ciclo diario cuando, en un hipotético horizonte, desaparece el borde superior del sol. El Observatorio Astronómico Nacional te muestra parámetros de búsqueda de puestas de sol según provincias hasta el año 2035. Hemos recopilado algunos de los lugares más recomendables para ver el ocaso.


Templo de Debod

Madrid

El mirador de los jardines del Templo de Debod, situado sobre el antiguo Cuartel de la Montaña en Madrid, es uno de los mejores lugares de Madrid para ver una impresionante puesta de sol; hay quien se atreve a afirmar que representa la mejor puesta de sol de España.

Templo de Debod f

El Templo de Debod fue un regalo que Egipto hizo a España en 1968 para agradecer su ayuda en el llamamiento internacional realizado por la Unesco para salvar los templos de Nubia, principalmente el de Abu Simbel, en peligro de desaparición debido a la construcción de la presa de Asuán


El templo del antiguo Egipto, situado al oeste de la recién remodelada Plaza de España, junto al Parque del Oeste, fue un regalo que Egipto hizo a España en 1968 para agradecer su ayuda en el llamamiento internacional realizado por la Unesco para salvar los templos de Nubia, principalmente el de Abu Simbel, en peligro de desaparición debido a la construcción de la presa de Asuán. El templo, construido hace más de 2.000 años, fue trasladado piedra a piedra desde el país de los faraones. Una vez en España, para ubicarlo era condición imprescindible que se situara conservando la misma orientación que tenía en su lugar de origen, de este a oeste, debido a la importancia del culto al sol entre los antiguos egipcios. A la zona donde se ubica se dotó de una vegetación tropical y de un estanque que simulaba el Nilo. El templo de Debod está dedicado a los dioses Amón e Isis.


Bilbao

Guggenheim Bilbao Museoa

La ubicación del Museo Guggenheim, en la zona de Abandoibarra, no fue un capricho de Thomas Krens, que en el momento del proyecto era el máximo responsable de los Guggenheim; fue el espacio y su visibilidad desde tres puntos estratégicos de la ciudad lo que influyó en su decisión. Con la puesta de sol, una luz cálida emerge entre los huecos acristalados del casco del Museo y el reflejo en la superficie acentúa su imagen hasta el punto de conseguir dar “vida” a sus materiales cuando se observa recién entrado el atardecer. Si llegas hasta el museo caminando por la ría del Nervión y hasta el casco viejo, pasando por el puente Zubizuri de Calatrava y el palacio Euskalduna, la experiencia está asegurada. Para admirar su fachada, una de sus mejores perspectivas es desde el puente de La Salve, con un juego de luces al atardecer que no te dejará impasible. El perímetro externo del museo rezuma luz y arte: Mamá, la araña de nueve metros de Louise Bourgeois, el megacachorro Puppy de Jeff Koons o su ramo gigante de Tulipanes, el Gran Árbol y el ojo de Anish Kapoor, Arcos Rojos de Daniel Buren, Escultura de niebla de Fujiko Nakaya o Fuente de fuego de Yves Klein son ineludibles.

GuggeGuggenheim Bilbao Museoa nheim de Bilbao

El Guggenheim de Bilbao mostrará toda su colección para celebrar su 25 aniversario


Barcelona

Parque Güell

Con más de 17 hectáreas de superficie, en pleno distrito de Gracia de Barcelona, el Parque Güell, con su zona monumental que es Patrimonio de la Humanidad y su zona forestal adyacente, es una visita obligada. Uno de sus enclaves más conocidos es la Colina de las Tres Cruces, donde se ubica un mirador que ofrece las mejores vistas de la ciudad; es el punto más alto del parque, donde Gaudí quiso culminar su gran obra con una capilla que finalmente fue el monumento megalítico Calvario de tres cruces inspirado en unas cuevas prehistóricas. El monumento es visible desde la Plaza de la Naturaleza, un lugar idóneo para observar la puesta de sol.

Parque Güell

Desde el largo banco de precioso mosaico de la Plaza de la Naturaleza, puedes gozar de las más bonitas puestas de sol en Barcelona


Desde las Bardenas Reales

Navarra

La puesta de sol en el parque natural de las Bardenas Reales en Navarra es siempre espectacular. Este insólito escenario de aspecto lunar surge en pleno valle del Ebro, a 70 kilómetros de los Pirineos y muy cerca de Tudela y es mucho más que un desierto. Los colores amarillo, naranja y ocre, contrastan con mil tonalidades de verde, evocando imágenes que perfectamente podrían situarte en medio del desierto de Arizona. En su interior puedes realizar rutas a pie como Cortinillas, actualmente cerrado, el Fraile y Barranco Cortinas Castildetierra, que es uno de los más conocidos.

Formación de arena de Castildeterra en el desierto de Bardenas Reales de Navarra


Además, puedes realizar siete rutas en coche; la del paso de Carcastillo, de 38 kilómetros, comienza en el camino del campo de tiro Bardena Blanca y pasa por tesoros naturales como la mesa del Plano y los cerros del Rallón y Pisquera antes de llegar a Carcastillo. La de la Bardena Blanca, de 44 kilómetros, es una ruta circular que te lleva al corazón del parque. El mirador de la Barcena Blanca, el Cabezo de las Cortinillas y el Cabezo de Castildetierra aseguran las mejores puestas de sol del lugar. También existe una ruta de 24 kilómetros que sale de Arguedas y te lleva hasta el mirador donde apreciar el contraste entre el paisaje desértico y las zonas verdes próximas a la ribera del Ebro. El Vedado de Eguaras, una pequeña isla en la mitad del desierto, alberga el Castillo de Peñaflor, situado a poca distancia del Embalse del Ferial, que marca el final de la ruta.


Los colores amarillo, naranja y ocre, contrastan con miltonalidades de verde, evocando imágenes que perfectamente podrían situarte en medio del desierto de Arizona

Cádiz y Huelva

Déjate hechizar

En plena costa de la Luz, podemos recomendar sin temor a equivocarnos el atardecer en El Palmar; hay una docena de calas de gran belleza pero ninguna provoca tanto hechizo como esta del Palmar que, para muchos, es un auténtico santuario del sol. En Huelva, una de las mejores zonas si quieres gozar de una buena puesta de sol es la playa de Punta del Moral, en Isla Cristina; puedes verla desde la marisma, desde la ría o desde la misma costa. Desde el muelle del Tinto también verás una puesta diferente.

Playa de Cádiz

Playa de Cádiz

Granadilla, Cáceres

Desde lo alto del castillo

La antigua villa amurallada de Granadilla, en Cáceres, situada en una pequeña península en el Embalse Gabriel y Galán, te ofrece su magnífico conjunto amurallado y espectaculares puestas de sol. En la parte más vulnerable de este pueblo abandonado por riesgo de inundación, se levantó el castillo desde el que se observa todo el pueblo y una impresionante puesta de sol. En el embalse podrás observar aves como grullas, las más numerosas, o cigüeñas blancas y negras.

Castillo de Granadilla, Cáceres

Vistas desde el Castillo de Granadilla, Cáceres

Cáceres

Plaza Mayor

La preciosa Plaza Mayor de Cáceres te regala también atardeceres únicos; tonalidades rosadas, anaranjadas, azuladas y rojizas, inundan la ciudad monumental en el ocaso. Sin embargo, el Santuario de la Virgen de la Montaña se llena de colores cálidos al final del día haciendo del astro sol el único protagonista.

 Plaza Mayor de Cáceres

Atardecer en la Plaza Mayor de Cáceres


Se encuentra a 600 metros de altura y está dedicado a la Patrona de Cáceres, que celebra su festividad el primer domingo de mayo.

De camino hacia el santuario, el mirador de San Marquino es un lugar de descanso si vienes desde Fuente concejo donde verás también anocheceres únicos; también el Paseo Alto o el Casco viejo son lugares imprescindibles para nuestras cámaras en esta cuidad dotada de encantos irresistibles para los amantes del arte, del gusto y dela cultura, donde es fácil perderse y olvidar el paso del tiempo.

En Cáceres encontrarás enclaves únicos para captar atardeceres inigualables

Gaztelugatxe

Desde lo alto de la ermita de San Juan de Gaztelugatxe

Parece una isla, pero en realidad es un tómbolo. Se encuentra cerca del Cabo Matxitxako, en una pequeña península unida a la tierra sólo por una empinada escalera de 237 peldaños que el mar ha destruido alguna que otra vez. Superado el desnivel se llega a la ermita que, según la leyenda, es el lugar al que llegó San Juan Bautista tras desembarcar en Bermeo y dar tres pasos que quedaron grabados en la roca del camino. Es un lugar mítico-religioso para el pescador que era avisado cuando había tormenta. Su interior, presidido por un Cristo, se convirtió en un lugar de romería. En torno a las rocas que lo rodean hay mil leyendas y se cuenta que en las cuevas situadas bajo la ermita encerraba la Inquisición a las acusadas de brujería.

San Juan de Gaztelugatxe

En plena costa vasca, San Juan de Gaztelugatxe está catalogado como Biotopo protegido y alejado de cualquier núcleo urbano


En el recorrido hacia la ermita es posible descubrir la majestuosidad de los acantilados y la fascinación de la costa. Junto a la ermita, hay un pequeño refugio donde protegerse del viento y realizar una merienda disfrutando de un espectáculo realmente único que nos depara magníficas puestas de sol.

Para llegar, desde Bermeo, hay que recorrer tres kilómetros por la carretera de la costa en dirección a Bakio y tomar la pista a la derecha que conduce hasta un profundo saliente de la costa.


Las vistas de la isla de Izaro, del cabo de Ogoño y del islote de Aketxe regalan impresionantes puestas de sol

Consuegra

Los molinos por testigo

Situados en la cima de una pequeña colina, a pocos kilómetros de Consuegra, doce molinos ofrecen una de las estampas más tradicionales de Castilla-La Mancha y constituyen el mejor conjunto de molinos de viento de España.


molinos de viento de Consuegra

El momento en el que cae el sol en La Mancha el cielo se vuelve fuego, especialmente cuando cae sobre los molinos de viento de Consuegra


Granada

Desde la Alhambra

La puesta de sol sobre la Alhambra, es una de las más bellas de España. En el atardecer, el cielo cambia de color e ilumina este conjunto Patrimonio de la Humanidad con tonos anaranjados, rosas y dorados, ofreciendo una Alhambra aún más bella si cabe.

La Alhambra de Granada

La Alhambra de Granada

Palma de Mallorca

Difícil elección

Es difícil elegir sólo uno de los muchos enclaves que Palma deMallorca nos ofrece para observar la caída del sol. Uno de los más emblemáticos es el mirador de Sa Foradada, mejor si es desde algún sendero que lleva a la costa.

Catedral de Palma de Mallorca

Catedral de Palma de Mallorca

Maspalomas, Gran Canaria

Con un mar de dunas

Al sur de la isla de Gran Canaria se encuentra uno de los paisajes más espectaculares del archipiélago en la Reserva Natural Especial de las Dunas de Maspalomas. Es un pequeño desierto con 403,9 hectáreas de arena dorada y limpia. Su hábitat halófilo, de gran singularidad, no está representando, con estas características, en ningún otro lugar de la isla. En el exterior de la reserva se ha declarado un área de sensibilidad ecológica.

Sólo tienes que buscar un rincón en lo alto de alguna duna para admirar los colores que adquiere el lugar al atardecer cuando el sol se pierde en el infinito.

Dunas de Maspalomas

Las Dunas de Maspalomas es un espacio natural único en las Islas Canarias por su belleza y la variedad de ecosistemas que alberga


Más info:

www.infortursa.es



31 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo