Cielo

infortursa 

Revista

  • Redacción. Madrid

Tailandia, el viaje deseado

En cada provincia de Tailandia encontrarás atractivos culturales, históricos y naturales únicos. Aunque, de momento, las restricciones por COVID no permiten a los españoles entrar en el país, no dejaremos de recordarte sus bellezas: en el norte, las montañas repletas de vida silvestre, donde residen tribus exóticas; en el centro la zona conocida como el “Plato de Arroz de Asia”, en la meseta del noroeste el río Mekong en la Frontera con Laos y en el sur islas espectaculares como Phuket, Krabi o Koh Samui.


Una de las visitas imprescindibles en Chiang Mai es el templo Wat Phra That Doi Suthep, a menudo referido simplemente como Doi Suthep, que es el nombre de la montaña en la que se encuentra


1. CHIANG MAI

Las dos caras de la cultura Thai

Fue centro del budismo en el norte de Tailandia y lugar donde se experimentan las dos caras, histórica y moderna, de la cultura Thai.

En la ciudad encontrarás antiquísimas pagodas y templos y es un punto de partida tradicional de rutas de trekking y rafting hacia las aldeas de las tribus de las colinas.

Entre sus pagodas, no dejes de visitar la Wat Chedi Luang, ubicada en Phra Pokklao Road, que te sorprenderá por su majestuoso porte. Se construyó entre 1385 y 1402; su actual altura, consecuencia del terremoto de 1545, es la mitad de la que tenía originariamente, que alcanza los 80 metros. Fue el hogar del Buda de Esmeralda, que es la escultura religiosa más sagrada de Tailandia.

En 1992, la autoridad encargada terminó los trabajos de restauración e incorporó de nuevo la escalera naga (serpiente mitológica) en todas sus caras y las magníficas estatuas de elefantes que adornan la base. Cuatro puertas gigantescas, orientadas hacia cada punto cardinal, se flanquean con estatuas de Buda. Lugar de reunión de los fieles budistas, un sistema especial de poleas permite a los visitantes dejar ofrendas sobre el chedi durante el día.

A mil metros de altura, el Wat Para That Doi Suthep, es una joya a mil metros de altura, en el monte gradado del mismo nombre. Este espectacular templo budista construido a finales del siglo XIV, bajo el mandato del rey Geu Na, es visible desde cualquier punto de la ciudad.

Cuentan que en el lugar donde se construyó falleció, mientras intentaba llegar a la cumbre, un elefante sagrado de color blanco que portaba una reliquia de Buda. Para acceder al templo hay que ascender 306 peldaños, aunque por 30 baths se puede utilizar el ascensor. La gran pagoda dorada, rodeada de claustros con imágenes de Buda y pinturas en forma de mural cubriendo las paredes, es impresionante.

A 10 kilómetros al suroeste de Chiang Mai, en Mae Hia, se encuentra el Royal Flore, un enorme jardín donde además de plantas y flores se concentran numerosas obras de arte y arquitectura únicas. Aquí encontrarás la flor nacional de Tailandia, también conocida como “Khun” o “Chaiyaphruek”, con su simbólico color amarillo. Visítalo en bicicleta o en tranvía eléctrico por 100 bath.


2. BANGKOK

Un templo a cada paso

Bangkok es la capital política, económica, cultural, gastronómica y espiritual de Tailandia. Sus calles están llenas de vida y en cada rincón encontrarás templos budistas compartiendo espacio con modernos centros comerciales dentro de la más absoluta armonía. El Gran Palacio Real, es su monumento más importante, alberga la venerada imagen del Buda de Esmeralda, conocida como Wat Phra Kae; en toda la ciudad hay más de 400 templos budistas abiertos. La silueta dorada del Wat Arun, el Templo del Amanecer, es imponente, sobre todo si se observa al anochecer desde el río Chao Phraya. Se alza sobre un antiguo templo budista y es el lugar que albergó durante un breve espacio de tiempo al Buda de Esmeralda.



el templo de Wat Traimit, es uno de los más conocidos de Bangkok por albergar el Buda de Oro macizo más grande del mundo, que mide 3 metros y pesa 5,5 toneladas. La estatua permaneció durante años en las ruinas de la ciudad abandonada, fue trasladado a Wat Phrayakrai y cuando este templo se cerró se ofreció la estatua a otros templos que la rechazaron por su apariencia y tamaño; no fue hasta 1955 cuando en el Wat Traimit se descubrió su verdadero valor. En 1955 se fundó aquí la primera Escuela de Medicina y Masaje Tradicional Thai obteniendo el reconocimiento oficial por parte del Ministerio de Educación. Los cursos básicos de masaje tailandés tiene una duración de 30 horas repartidas en 5 días (170 euros aproximadamente). En Wat Pho, se conserva el gran Buda Reclinado, de 46 metros de largo por 15 de alto, el más grande de su categoría en Tailandia.


3. PHANOM RUNG

Donde descansaban los peregrinos

Este templo, te llevará a descubrir el pasado khmer de Tailandia. Se construyó sobre el anillo de un extinto volcán donde, al parecer, descansaban los peregrinos que hacían la ruta entre Phimai y las ruinas de Angkor Wat.En el paseo de piedra por el que se accede, se celebra anualmente el Phanom Rung Festival, que alcanza su momento cumbre al amanecer, cuando el sol se encuadra entre las puertas de acceso ofreciendo un increíble espectáculo. Célebre es el dintel de entrada o Thap Lang que tras ser robado en la década de 1960, fue recuperado veinte años después tras descubrirse que se exhibía en Chicago y pagar por él con colectas populares enlas que participó un legendario grupo de rock tailandés.


4. KOH PHI PHI

Practica Snorkel con peces tropicales

En el mar de Andamán, en Krabi, se encuentra el pequeño archipiélago de Phi Phi, con sus dos islas, Don y Leh, cuya superficie no supera los trece kilómetros cuadrado; es donde se rodó la película La Playa, que protagonizó Di Caprio. Entre sus principales reclamos están sus fondos marinos, sus acantilados y cuevas, su topografía para escaladores y sus magníficas playas; está repleto de comercios, escuelas de buceo, bares, resorts y restaurantes. La playa de Maya Bay es una de las más famosas y masificadas, pero hay otras igualmente bellas como Koh Pai y Koh Young; puedes visitar Viking Cave, hacer snorkeling en Pi Leh Cove, ir a Long Beach y al Poblado Moken y cenar en alguno de los restaurantes de Tonsai Beach. Monkey Beach y las excursiones para observar la luminiscencia del plancton por la noche.


5. KHO LIPE

Arrecifes naturales de coral

Cerca de la frontera con Malasia, esta es una pequeña isla que se puede recorrer a pie si se evitan las horas más calurosas. Salvando la temporada de mayo a octubre, cuando llueve constantemente, Kho Lipe, es un lugar idóneo para visitar en cualquier otro momento del año. En esta zona se concentran más de 60 islas donde destacan los arrecifes naturales de coral. No te pierdas la mezquita central de Satung ni la inmensidad natural del Parque Nacional de Tarutao.


6. PHUKET

Un destino exclusivo

Ha dejado de ser un destino de mochileros para convertirse en un lugar exclusivo en el sudeste asiático. Y es que ofrece de todo, desde playas impresionantes hasta recursos naturales únicos y templos chinos y budistas.

Tiene 50 kilómetros de largo y ofrece todo tipo de servicios. Visita la bahía de Phang Nga, de origen kárstico, formada por más de 40 islotes donde encontrarás manglares de gran belleza y mogotes, algunos de más de 300 metros de altura. No te pierdas Koh Panyi y su pueblo de pescadores, donde se encuentra una gran mezquita blanca con cúpula verde ni el Gran Buda de la cima del monte Nakkerd, impresionante escultura de mármol blanco que, con 45 metros de altura, es de las más impresionantes del país. En Phuket Town encontrarás muestras de su arquitectura y un mercado nocturno y en Patong Beach y Bangla Road tienes asegurada la fiesta nocturna.


7. Khao Sok

Y su increíbleParque Nacional

En la provincia de Suratthani, al sur de Tailandia, tienes que descubrir esta gran reserva natural de casi setecientos cincuenta kilómetros de bellezas. La jungla y el lago marcan la separación entre dos mundos a cual más impresionante. Descubrirás lagartos, monos y aves exóticas como el tucán -de casi dos metros- y si viajas entre enero y febrero, la flor de Rafflesia, la más grande del mundo que crece en lugares exclusivos como este ineludible Parque Nacional.


8. Koh Tao

Buceo y fauna marina

Es un lugar paradisíaco que frecuentan turistas de todo el mundo y esconde lugares increíbles como Koh Nang Yuan, accesible sólo por barco, donde puedes ver tortugas marinas y donde hay que pagar para entrar en un esfuerzo por conservar su ya deteriorado coral o Sai Nuai Beach, que es una bonita cala idónea al atardecer y donde se encuentra el restaurante Banana Rock . Thing og Bay, donde podrás ver tiburones adultos, es un lugar tranquilo donde encontrarás algunas cabañas ubicadas en la ladera de la montaña que ofrecen alojamiento económico y unas vistas espectaculares.


www.turismotailandes.com



1 vista0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo