Cielo

infortursa 

Revista

  • Redacción. Madrid

Enoturismo en Mallorca, un recorrido por tradición vitivinícola de la isla

Famosa por sus aguas cristalinas y turquesas, sus largos arenales y calas vírgenes, Mallorca se erige como destino enoturístico. Con dos Denominaciones de Origen (Pla i Llevant y Binissalem) y tres Indicaciones Geográficas (Vino de la Tierra de Mallorca, Vino de la Tierra Serra de Tramuntana-Costa Nord y Vino de la Tierra Illes Balears), la producción de vino en la isla forma parte de su cultura y de su paisaje, con una gran variedad de caldos de reconocido prestigio que se encuentran vinculados a la gastronomía y actividades de ocio.


Reconocida por su buen clima y su paisaje natural, la tradición vinatera de Mallorca es otro de los imprescindibles de la isla. Su ubicación y climatología la hacen un lugar idóneo para la producción vitivinícola con más de 70 bodegas, 500 marcas de vino y dos Denominaciones de Origen. La gran variedad de caldos de reconocido prestigio por su alta calidad ha posicionado a Mallorca como destino turístico para conocer y degustar los aromas, texturas y sabores de sus vinos.


Denominación de Origen Pla i Llevant

Con unos viñedos que crecen a escasos metros del nivel del mar, esta Denominación de Origen Pla i Llevant posee 450 hectáreas de viñedos que se extienden por 19 municipios del centro y este de la isla. Fundada en 1999, esta denominación comprende una de las zonas con más tradición vitivinícola de Mallorca que en algunas localidades se remonta a la denominación romana. Con 13 bodegas y 70 viticultores inscritos, la DO produce prestigiosos vinos tintos, blancos, rosados, espumosos, de licor y de aguja elaborados por las variedades autóctonas Premsal Blanc, Giró Ros, Callet o Manto Negro, entre otras. La visita a alguna de estas bodegas se vuelve un imprescindible para los amantes del vino.


Reconocida por su buen clima y su paisaje natural, la tradición vinatera de Mallorca es otro de los imprescindibles de la isla

Denominación de Origen Binissalem

Ubicada en el centro de la isla de Mallorca, las 140 hectáreas de viñedo de la Denominación de Origen Binissalem se extienden por una geografía de relieve suave y protegida de los vientos del norte por la Sierra de Tramuntana. Formada por cinco municipios con gran tradición vinatera y cargados de historia, la DO se fundó en 1990 y, actualmente, son 13 las bodegas que cuentan con esta distinción en sus vinos tintos, blancos, rosados y espumosos. El más afamado es el tinto que contiene un mínimo de un 30% de la variedad autóctona Manto Negro, lo que le otorga un aroma afrutado y un color no muy intenso. Sus bodegas son la forma perfecta de conocer el proceso de elaboración del vino y descubrir los pueblos que conservan un valioso patrimonio arquitectónico y cultural.


Indicaciones Geográficas de Mallorca

La isla de Mallorca también destaca por sus tres Indicaciones Geográficas Vino de la Tierra de Mallorca, Vino de la Tierra Serra de Tramuntana-Costa Nord y Vino de la Tierra Illes Balears. La primera se elabora íntegramente con uvas producidas en Mallorca y envasados en la zona de producción, como son las variedades tintas Callet o Manto Negro o las blancas Prensal o Macabeo, entre otras. La IG Vino de la Tierra Serra de Tramuntana-Costa Nord se produce en la zona más abrupta de la isla desde Andratx a Pollença y destaca la Malvasía. Este vino blanco se produce con una uva de mismo nombre y que crece en bancales junto al mar. Por último, el Vino de la Tierra Illes Balears está producido íntegramente en las Islas Baleares y destacan sus variedades blancas Chardonnay o Parellada y las tintas Tempranillo y Pinot Noir, entre otras.


www.mallorca.es


6 vistas0 comentarios