Cielo

infortursa 

Revista

  • Redacción. Madrid

Chipre para amantes del deporte al aire libre

Chipre, la tercera isla más grande del Mediterráneo, no solo es un destino idóneo para quienes quieren relajarse en paradisiacas playas, visitar vestigios milenarios, degustar la cocina mediterránea con sus múltiples matices o vivir con intensidad las noches de verano. Chipre también es, gracias a sus fuentes de diversidad natural, un destino hecho a medida para la práctica de deportes al aire libre.


Desde las montañas de Troodos, donde practicar trekking o bici de montaña, a las increíbles playas de Pafos, en las que disfrutar de todo tipo de deportes acuáticos, pasando por el interior, donde encontramos interminables campos de golf. Chipre es, además de ocio y entretenimiento, deporte. Te contamos algunos de los que puedes disfrutar mientras que haces turismo.


1. Practicar snorkel bajo las aguas turquesas de Chipre

Tanto si eres un avezado buceador como si eres un aficionado al snorkel, Chipre es, sin duda, tu destino. Sus increíbles aguas cristalinas y su abundante fauna y flora marina convierten a esta isla en el paraíso de los deportes submarinos. Algunas de las mejores zonas donde sumergirse están en Ayia Napa, aunque Cabo Greco, un promontorio que se encuentra en el extremo sur de la Bahía de Famagusta, es la zona preferida de muchos aficionados al snorkel, gracias a sus aguas tranquilas, cristalinas y turquesas, un verdadero espectáculo de la naturaleza.


Asimismo, además del patrimonio natural de Ayia Napa, a este también se le suma el cultural, incluso debajo del agua. El municipio chipriota cuenta con el primer museo submarino del Mediterráneo, el Museo de Esculturas Submarinas MUSAN, que supone una conexión entre naturaleza y cultura, la representación de lo que es Chipre en sí misma.


2. Windsurf para aprovechar las olas y el viento

No abandonamos el agua porque en las playas de Chipre también se dan las condiciones perfectas para quienes practican deportes como el windsurf o el kitesurf. De hecho, es cada vez más habitual verlos en lugares como la costa de Ayia Napa, donde muchos locales y turistas disfrutan del privilegio de las olas chipriotas para ponerse en forma bajo el sol mediterráneo. Igualmente, el agua tibia del mar hace posible disfrutar de los deportes acuáticos más allá de la temporada de verano, como por ejemplo en otoño, en el que, además, suele haber más corrientes de viento que no sólo facilitan la práctica de estos deportes de vela, sino que también dan más movimiento a las olas.


Los contrastes que ofrece esta isla mediterránea, con escarpadas montañas y aguas cristalinas, convierten a Chipre en un destino para practicar una amplia variedad de deportes al aire libre, tanto en verano como en invierno

3. Esquí acuático sobre las olas de Protaras

Al igual que sucede en cualquier otra isla, en ésta también es normal que toda la vida gire en torno al mar. Así, es bastante habitual ver en el litoral chipriota a mucha gente practicando esquí acuático. A tan sólo 10 kilómetros de Ayia Napa, por ejemplo, se encuentra Protaras, otro de los focos turísticos de la zona sur de Famagusta, donde se ofrecen servicios de esquí acuático con los que disfrutar de los imponentes azules del mar chipriota. A pocos minutos en coche se llega a Cabo Greco, reconocida como una de las zonas más bellas de todo Chipre, donde además se puede practicar saltos de altura al mar desde sus acantilados, exploraciones en cuevas marinas e incluso pesca.



4. Esquí sobre nieve para aprovechar también el invierno

Al contrario de lo que se podría pensar, los deportes de invierno son muy populares en Chipre, una isla que siempre parece protagonizar el verano. En Troodos, la principal cadena montañosa de la isla, sus colinas se cubren de nieve durante los meses de invierno, principalmente a partir de enero, lo que permite disfrutar de unas estupendas pistas de esquí. Estas cuatro pistas, bajo la mirada del Monte Olimpo, tienen todas nombres de dioses –Afrodita, Hera, Hermes y Zeus– y se encuentran cerca de Platres, el pequeño pueblo en la zona sur de la cordillera que hace décadas se convirtió en el principal complejo turístico de montaña de Chipre, en el que, a lo largo de los años, se alojaban algunas de las personalidades más distinguidas que visitaban la isla.


5. Trekking bajo el Monte Olimpo

Cuando sus montañas se vacían de nieve, sus serpenteantes senderos se convierten en un lugar perfecto para practicar senderismo y trekking. A los pies del Monte Olimpo, muchos turistas escogen pueblos como Kakopetria o Platres como puntos de salida para sus rutas, donde hay diversos recorridos como el de Atalanti o el de Kalidonia. Aunque estos dos ejemplos de rutas son de alta exigencia, Troodos también ofrece caminos más llanos y medidos para principiantes, como pueden ser el de Kampos tou Livadiou o el de Artemisa.


6. Golf, el deporte de moda en Chipre

Desde hace tiempo Chipre se está convirtiendo en uno de los destinos favoritos de muchos golfistas en Europa. Las razones se deben, principalmente, a la calidad de sus campos y, en gran parte, al clima mediterráneo, que hace posibles las condiciones ideales para el juego a lo largo de todo el año.


La mayor parte de los campos se concentran en Pafos, la región donde más se practica el golf, y algunos de los más conocidos son el Secret Valley Golf Resort o el Aphrodite Hills, que cuentan con 18 hoyos cada uno así como con diferentes niveles de dificultad. De esta forma, muchos aficionados golfistas ven en Chipre una opción perfecta como destino turístico, un lugar en el que pueden combinar la práctica del deporte con el descanso y la calma que ofrecen sus playas y parajes naturales.


Explorar esta isla ahora es más fácil gracias a Politours 360, que ha preparado una amplia programación para este verano con salidas directas desde ocho aeropuertos peninsulares.

7. Bicicleta a través de la península de Akamas

El Parque Nacional de Akamas, en la península que le da el nombre, es el lugar idóneo para organizar una excursión en bicicleta. Al estar protegida como reserva natural –cuenta con especies y flora endémicas de la isla–, la zona es un paraje tranquilo donde disfrutar del placer de sus paisajes y de su tranquilidad. Sus caminos pedregosos y las vistas a la playa son, además, el perfecto contraste con el que aprovechar una ruta en bici de montaña y contemplar unas impresionantes panorámicas de aguas azul turquesa. Cerca del pueblo pesquero de Latchi, los excursionistas suelen hacer parada en los famosos Baños de Afrodita, un pequeño y precioso rincón de la península formado por una cascada en el que el mito explica que la diosa griega se reunía con su amado Adonis.


www.politours360.com


27 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo