Bosque

infortursa 

Revista

  • Redacción. Madrid

Buenos datos de Paradores en julio y agosto

En una temporada totalmente atípica a consecuencia de pandemia de la covid-19, Paradores cierra julio y agosto con una ocupación dos puntos y medio superior a la media de la última década. Paradores es la única gran cadena hotelera española que ha reabierto todos sus establecimientos tras la desescalada. Lo hizo el pasado 25 de junio después tres meses de inactividad. A lo largo de estos dos últimos meses la hotelera pública ha ofertado 358.528 habitaciones, llegándose a ocupar 276.527 estancias, lo que arroja un porcentaje del 77,15 %.


El porcentaje de ocupación de julio y agosto en 2020 se sitúa en el 77%

La mejora de esta métrica ha sido algo más notable durante el mes de julio, cuando la ocupación ha alcanzado el 71,88 %, casi tres puntos por encima de la media de la serie registrada desde 2010. En agosto, el mes vacacional por excelencia, el nivel de ventas de habitaciones se ha elevado hasta el 82,40%, superando prácticamente en dos puntos el promedio de la década.

Para el presidente de Paradores, Óscar López Águeda, “finaliza el verano más complicado en la historia de Paradores y, seguramente, más complicado en la historia reciente del turismo tal y como lo conocemos”. Sin embargo, destaca que en este verano atípico de 2020 “Paradores ha tenido abierto el 100% de sus establecimientos y ha tenido una ocupación media superior al 70% en julio y al 80% en agosto” y considera que “ha llegado el momento de reconocer la tarea de los miles de empleados que forman parte del equipo de Paradores y de agradecer la confianza de decenas de miles de turistas, de visitantes, que han visto en Paradores un refugio seguro y un lugar de calidad para pasar sus vacaciones”.



Si bien los resultados están ligeramente por debajo de los registrados en 2019, ejercicio durante el que en agosto se llegaron a alcanzaron las mejores ventas de los últimos 12 años y julio experimentó un aumento en la cifra de negocio del 3,3% respecto al año anterior, las cifras son francamente positivas en el contexto actual y en comparación con la situación general del sector hotelero nacional.

La ocupación en julio fue del 72% y en agosto alcanzó el 82%

En una campaña estival marcada por la caída del turismo extranjero, los españoles han confiado en Paradores. El hecho de que la mayoría de los Paradores se sitúe en lugares apartados, lejos del turismo masificado, así como el tamaño de sus hoteles, casi todos medianos o pequeños, facilita el establecimiento riguroso de los controles de seguridad e higiene para convertirlos en el lugar turístico más seguro donde poder pasar las vacaciones.

Paradores, la seguridad lo primero

Paradores ya tiene abiertos todos sus hoteles y espacios gastronómicos. Los establecimientos han permanecido cerrados desde el 15 de marzo ante la pandemia de coronavirus. La hotelera ha aprovechado los meses de cierre para reforzar todos sus protocolos de higiene y seguridad. Los procedimientos de Paradores siempre han sido muy rigurosos, pero ahora se han extremado yendo más allá de las recomendaciones oficiales. El objetivo de la cadena pública es convertirse en el destino turístico más seguro para velar por la seguridad de sus empleados y clientes.

La compañía pública hotelera ha sido siempre un referente en materia de calidad y fiabilidad y, ahora más que nunca, va a extremar las medidas de limpieza y desinfección en todos sus establecimientos.



Paradores es la única gran cadena hotelera que ha reabierto todos sus hoteles

Los nuevos protocolos de seguridad se aplican en las zonas de trabajo y en las áreas que utilizan los clientes. En las recepciones, mamparas de distanciamiento, procesos más ágiles de check in y check out, desinfección de llaves y corners higiénicos con gel hidroalcohólico y mascarillas. En habitaciones, limpieza reforzada en los mandos a distancia de la televisión -que se estuchan tras ser desinfectados para cada nuevo visitante-, teléfonos, pomos de puertas, grifos o mandos de ducha.

En cuanto a los espacios gastronómicos, se han redoblado los controles en cocina y restaurantes, reduciendo los aforos para ampliar la distancia entre mesas y los cubiertos de cada comensal se disponen estuchados y previamente desinfectados. Las mercancías se limpian a su llegada al Parador en un punto de higienización y se desinfectan diariamente los. Así mismo, se piden declaraciones responsables a todos los proveedores de Paradores con el fin de garantizar que se han llevado a cabo los necesarios controles de seguridad en el origen y en el transporte de las mercancías.


www.parador.es

3 vistas

REVISTA INFORTURSA

Timón, 18  / 28223 Pozuelo de Alarcón

Madrid / España 

info@infortursa.es

Copyright © 2020 Roldán & Asociados, S.A., todos los derechos reservados