Cielo

infortursa 

Revista

  • Redacción. Madrid

Bohemia del Sur, la sorpresa checa

Tanto si quieres conocer monumentos históricos, como si quieres disfrutar de la naturaleza a orillas de la presa de Lipno, será una buena opción incluir a Bohemia del Sur en tu cuaderno de viajes para encontrarte con Cesky Krumlov o Holasovice, ambas en la lista de la UNESCO o con el encanto de la orilla de la presa de Lipno. La aventura comienza a unos 200 kilómetros de Praga, en un rincón de la República Checa.

Atardecer en Cesky Krumlov

Český Krumlov, es un pueblo medieval situado a orillas del Moldava, que está considerado uno de los pueblos más bonitos de la República Checa y posee un aire medieval único

Český Krumlov, es un pueblo medieval situado a orillas del Moldava; un lugar donde cada rincón te pide una foto. Está considerado uno de los pueblos más bonitos de la República Checa y posee un aire medieval único. Su monumento más emblemático, el Palacio de Hluboká nad Vltavou, tiene unos 700 años y reparte casi por igual entre el gótico, el renacentista y el barroco. Tiene ciento cuarenta habitaciones, once torres, una capilla y una biblioteca con doce mil volúmenes, entre los que se encuentra la primera edición de la Enciclopedia de Diderot. Una de las estancias del palacio es el hotel Stekl, de cuatro estrellas, que se reserva para lunas de miel al estilo de Sissí (precio de habitación del 16 al 17 de octubre con desayuno incluido y cancelación gratuita: 135 euros).


Castillo bohemio Hluboká y Vltavou

El Palacio de Hluboká nad Vltavou, es una auténtica joya neogótica en Bohemia del Sur. Dicen que es el más bonito de Chequia y está inspirado en el Windsor

Para llegar al castillo, atravesarás el puente que cruza el río y una vez allí, puedes visitar tanto las antiguas estancias reales (pagando la entrada) como el exterior. Es el segundo castillo en importancia de Praga y está rodeado de estrechas callejuelas, antiguas casas burguesas y numerosas tabernas donde degustar la famosa cerveza checa, conformando todo ello la Ciudad Vieja, a la que se accede tras pasar el viaducto. La Plaza del Ayuntamiento, y justo enfrente, la Columna de la Peste monumento construido para recordar que allí no consiguió entrar la epidemia, son sólo algunos de los numerosos edificios que verás a tu paso, donde también encontrarás la iglesia de San Vito. El barrio de Latrán, en tiempos populoso, conserva la puerta de Budejovice y merece mucho la pena la visita para descubrir el barrio renacentista de la ciudad. Descubre sus preciosas casas y la historia que hay tras ellas, muchas de las cuales fueron morada de las personas que prestaban sus servicios en el castillo. Una forma muy original de descubrir la belleza de este pueblo es realizar un rafting nocturno por esta romántica ciudad cuando se iluminan todos los edificios. En el mes de junio, cada año, sus calles y plazas se visten de fiesta con caballeros montando a caballo, torneos, ajedrez con figuras humanas en tablero gigante, juegos e la época y fuegos artificiales.


Muy cerca de Český Krumlov, Holašovice es otro de los lugares con mayor encanto en Bohemia del Sur, declarado en 1998 Patrimonio de la Humanidad y perfectamente conservado. Lo más destacado son sus dos hileras de casonas rústicas decoradas con todos los elementos del barroco rural. En total, son 120 edificios protegidos, entre viviendas, pajares y caballerizas. Su estanque, entre las dos hileras de casas, es uno de los lugares más bucólicos; muy cerca, se pueden realizar magníficas rutas en bicicleta y si el viaje coincide con finales de julio y la situación lo permite, se puede asistir a sus fiestas rurales, donde se descubre todo sobre más de 250 oficios de las regiones de Bohemia.


Holašovice

También Telc es un lugar reconocido que cuenta con un bonito castillo y una Plaza Mayor que todavía conserva, en magnífico estado, edificios residenciales renacentistas y la iglesia de la Asunción de María, de estilo gótico.

Telc

Para entrar en contacto con la naturaleza, nada mejor que el canal náutico de Schwarzenberk, el monumento técnico de Sumava que, con cerca de 90 kilómetros de longitud, se construyó entre 1789 y 1791 para transportar madera de la sierra hacia el interior. Un paseo de ocho kilómetros por este canal te llevan al lago Plešné jezero, una auténtica maravilla. Visita también el sistema de estanques de Třeboň, que forma parte de la red mundial de reservas de la biosfera por la UNESCO, con pantanos cuyo barro se utiliza en su balneario para tratar los trastornos musculares y el reumatismo.


En Slavonice, en la frontera entre Bohemia, Moravia y Austria, es obligado descubrir su sistema de pasillos subterráneos medievales, entallados a mano, con martillo y ramplón.

Los amantes de la cerveza, tienen a su disposición seis sendas turísticas dedicadas a ella donde se descubren sus diferentes marcas a manos de pequeñas familias que cuidan con esmero el líquido dorado.


Pisek, el puente de piedra más antiguo de la República Checa

Pisek, a 88 kilómetros de Praga, es una ciudad llena de encanto que se distingue por el empedrado antiguo de sus calles y por haber sido tradicionalmente un lugar único para la extracción de oro.

Puente de Pisek

Su monumento más emblemático fue el puente gótico de piedra, con decoración escultórica, también conocido como Puente del Ciervo, porque según la leyenda tenía que recibir el nombre del primer ser que lo atravesara y fue un ciervo. Es el puente más antiguo de la República Checa y de Europa Central. En la Plaza Grande, junto al ayuntamiento barroco, es obligado disfrutar de un café antes de visitar el museo Prácheňsko, donde se puede ver cómo se explotaba antes el oro en Písek. Entre los lugares recomendados de visitar están el museo, la iglesia de la Natividad de la Santísima Virgen María y su mercado de minerales en Navidad. En los alrededores, descubre el castillo romántico de Zvíkov, de los más románticos de Bohemia.


www.visitczechrepublic.com






19 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo