PUBLICIDAD

Copyright © 2017 Roldán & Asociados, S.A., todos los derechos reservados

REVISTA INFORTURSA

Timón, 18  / 28223 Pozuelo de Alarcón, Madrid / España 

info@infortursa.es

The Edge, nuevo mirador en Nueva York

January 2, 2020

“Pisar The Edge es como salir al cielo”, dice el director ejecutivo de Hudson Yards Experiencie, Jason Horkin.  Desde lo alto, podrás divisar Nueva York desde todos los ángulos a partir de marzo de 2020 en el nuevo observatorio de Hudson Yards. Es una terraza a  más de 345 metros de altura, en el piso 100 del edificio, que además de vértigo, porque parte del suelo es acristalada, asegura una panorámica excepcional de la Gran Manzana y los atardeceres más espectaculares de Nueva York. Se encuentra en la parte más alta del rascacielos de oficinas que se sitúa en el 30 de Hudson Yards, a sesenta segundos del suelo en un potente ascensor y aunque tiene una parte de paredes acristaladas e inclinadas, ¡de vértigo¡, la mayoría es al aire libre. La plataforma de observación pesa cerca de 350 toneladas y dispone de 15 secciones; tiene una superficie de 700 metros cuadrados útiles y está rodeado por 79 paneles de vidrio de tres metros de altura con un peso de 635 kilos cada uno. Las entradas online ya están a la venta en la página web a 36$ los adultos, 31 los niños y 34 los mayores de 62 años; los niños pasan gratis, pero tienes que reservar con antelación.

 

Hudson Yards se alquila a más de 5.000 dólares, 2.000 más que en Manhatan;  un penthouse de dos pisos cuesta en el edificio 32 millones de dólares. Templo Sensoji Asakusa Tokio En el barrio de Asakusa, en Tokio, y dedicado a la deidad de la misericordia, Kannon, se encuentra el templo budista más antiguo de la ciudad, el Sensoji Asakusa. Según la leyenda, se construyó en el siglo VII, tras el hallazgo de una estatua de Kannon en el río y en los inicios del shogunato Tokugawa, fue designado templo tutelar para el clan Tokugawa, que fue uno de los más poderosos de Japón, alcanzando el dominio absoluto del país durante el período Edo.

 

 

 

Peregrinos de todo Japón se interesaron por el edificio y su fama llega hasta la actualidad. Para acceder al templo, lo mejor es hacerlo por la puerta de los truenos o Kaminarimon, a cuyos lados dos deidades protegen la entrada al templo y seguir por la calle Nakamise, de 250 metros de largo, repleta de 89 pequeñas tiendas y puestos; al final de la calle, una segunda puerta, la de Hozomon, tiene otras dos estatuas que asemejan a los luchadores de sumo Myobudani Kiyoshi y Kitanoumi. Ya en la explanada, verás a la izquierda la imponente pagoda de cinco pisos rehabilitada, ya que la original, que era del siglo X, fue destruida a consecuencia de los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial; sin embargo, no podrás acceder al interior porque está cerrada al público.

 

https://edgenyc.com/

 

 

 

Please reload

¡Síguenos! :)
  • Facebook Social Icon
  • Instagram Social Icon
Notícias recientes
Please reload