PUBLICIDAD
banner standart-ByNature-SU_FozIguacu936

Copyright © 2017 Roldán & Asociados, S.A., todos los derechos reservados

REVISTA INFORTURSA

Timón, 18  / 28223 Pozuelo de Alarcón, Madrid / España 

info@infortursa.es

Ruta micológica por España

October 23, 2019

La llegada del otoño invita a los creadores gastronómicos a aprovechar todos los productos del mar y de la tierra. Entre estos últimos, las setas, han cobrado un protagonismo espectacular y se han ganado el puesto de producto estrella de esta estación; es momento de recolección, pero recuerda que no todo puede entrar en tu cesta.

 

Más de 2.000especies

Ricas en proteína vegetal 

Si no eres un experto micólogo, antes de lanzarte a esta aventura infórmate en la sociedad micológica de la zona a la que te diriges. La gran demanda de este producto, ha originado la creación de numerosas rutas turísticas, como la de la comarca de Pinares, entre Soria y Burgos, en plenas sierras de Urbión, Cebollera y la Demanda, donde descubrirás un manto de setas con centro neurálgico en Navaleno. En la zona de Cataluña, los boletaire, o buscadores de setas, se dirigen al norte de Barcelona, donde se encuentra la comarca del Berguedá que te deleita con la cuenca alta del Llobregat y algunas sierras pirenaicas repletas de pinos rojos; dirígete a Castellar del Riu, que al parecer es el municipio que más setas produce en Cataluña, donde podrás recogerlas o comprarlas en algunas de las ferias que se organizan en la zona. En Huesca, el bosque de Canfranc, tras la restauración paisajística de los montes que se realizó años atrás, es un lugar idóneo para la recogida de setas; también las encontrarás en el Parque Natural Sierra de las Nieves, en la provincia de Málaga, donde crece una amplia diversidad de especies de setas en lugares como El Burgo y la propia zona de Ronda. Jimena de la Frontera, en el Parque de Los Alcornocales, en Cádiz, es en otoño el lugar predilecto de los amantes de apreciadas setas, como los rebozuelos, que con su aspecto retorcido y color amarillento, tienen un magnífico sabor.

Qué decir de Navarra, paraíso micológico donde los haya debido al clima y la situación geográfica, donde las lluvias de otoño llenan de setas y hongos zonas como el valle de Ultzama;  también Valdorba, en pleno valle pamplonés ofrece sus tradicionales jornadas en torno a este fruto para dar a conocer la riqueza gastronómica del conocido como “diamante negro”, la trufa.

Cómo ser un buen recolector...

 

Permisos: Infórmate allá donde vayas, quizá tengas que solicitar un permiso y la cantidad de setas

estará limitada por persona; cada Comunidad Autónoma establece sus limitaciones para garantizar la conservación de las especies.

 

Precaución: Como sabes hay setas comestibles y setas venenosas, y a veces no es tan fácil distinguir sus diferencias. Ante la duda no te arriesgues, no merece la pena.

 

Dónde sí y dónde no: No cojas setas cerca de carreteras,

basureros, zonas industriales o urbanas, pueden absorber tóxicos y contener metales pesados.

 

Corta, no arranques: Corta la seta por el pie con una navaja para no dañar el micelio. Los boletus sí puedes sacarlos con la mano. Limpia la seta en el lugar que la coges para asegurar la propagación de esporas y nunca utilices

rastrillos.

 

Mimbre, no plástico: Usa una cesta de mimbre o similar para hacer la recolección y nunca una bolsa de plástico. Coloca las setas boca abajo, así las esporas podrán caer al suelo del bosque para asegurar nuevas setas en el futuro.

Please reload

¡Síguenos! :)
  • Facebook Social Icon
  • Instagram Social Icon
Notícias recientes
Please reload