PUBLICIDAD

Copyright © 2017 Roldán & Asociados, S.A., todos los derechos reservados

REVISTA INFORTURSA

Timón, 18  / 28223 Pozuelo de Alarcón, Madrid / España 

info@infortursa.es

Islas para perderte

January 24, 2018

 Hay islas extrañas y misteriosas, algunas han sido fábricas de producción de armas químicas, como Okunoshima, en Japón, otras bases militares, psiquiátricos o campos de prisioneros como la de Hart, en Nueva York; muchas fueron hospitales de enfermos contagiosos, como Poveglia, en Italia, y otras centros de recuperación de drogodependientes…

 

 
Hoy es posible pasar unas vacaciones solo, sin turistas, ruidos ni personal que te atienda si tú quieres, puedes ir completamente solo y luego buscar tu comida y tu medio de vida en los destinos más alejados del mundo pero, tranquilo, que si algo pasa en menos de tres horas un equipo de emergencias acude a socorrerte; también puedes contratar tu viaje a través de Docastaway a una isla en “Modo Confort”, si quieres disfrutarla al máximo pero mantener tus niveles de seguridad, lujo y comodidad; ofrecen alojamiento en hoteles de lujo desde 1.250 euros diez días por persona y el precio se reduce si te alojas en una cabaña rústica o en una tienda de campaña. Mientras, disfruta de este tour por algunas de las islas más bellas, aunque no desiertas, del  planeta.

Maldivas
Más allá del resort

Paisajes paradisíacos y complejos hoteleros de lujo son la definición exacta de las   Maldivas, al menos en lo que a la zona que ven los turistas se refiere. Ubicadas al sur de India, en el Océano índico, son pequeñas islas, ninguna de las cuales alcanza más de 1,8 metros sobre el nivel del mar. Son cerca de 1.200 islas coralinas en pleno Océano Índico de aguas turquesa tan transparentes que es posible ver desde el aire delfines y ballenas. En Malé, la capital, podrás ver lo que es la vida isleña más allá del resort, visitar su Mezquita y recorrer el paseo marítimo. Quedarte mirando al mar recostado en una tumbona y admirar el agua turquesa desde la arena blanca es una de las aficiones de muchos de sus visitantes, pero hay más, como bucear con bombona o con tubo o navegar en busca de tiburones; también contemplar los atardeceres y amaneceres más espectaculares, buscar la playa perfecta en tu recorrido por las islas o dormir bajo las estrellas en una de sus muchas islas deshabitadas. Aquí podrás experimentar la bioluminiscencia en el mar en la oscuridad.

 

 

Isla de Pascua
La magia de una isla remota

Se ubica en el extremo oriental del llamado Triángulo de la Polinesia, en el Océano Pacífico Sur, Chile. Los isleños la llaman Rapa Nui y es una isla de historia y misterio caracterizada por los moai, las gigantescas estatuas de piedra que expresan su arte y son su símbolo. Sus playas son escasas, pero están prácticamente vírgenes y son sencillamente maravillosas con aguas color turquesa de temperatura perfecta y prácticamente transparentes. En Anakena y Ovahe el coral blanco y la piedra volcánica roja han formado arenas suaves que invitan a disfrutarlas todo el año. La playa Pea es idónea para practicar surf y bodyboard. La visita a sus volcanes justifican también la visita a la isla, especialmente el de Rano Raraku, uno de los sitios arqueológicos más increíbles del planeta y Poike, que es el más antiguo de la isla. Bajo tierra, puedes descubrir un sorprendente sistema de cavernas con un patrimonio geológico único en las de Ana Kai Tangata o en la de Ana Kakenga o la “cueva de las dos ventanas”. En el Parque Nacional Rapa Nui encontrarás los moáis y los ahu construidos con roca volcánica; el buceo te permitirá apreciar la diversidad de peces y los arrecifes de coral.

 

Bahamas
Paraíso submarino

A una hora de La Florida, las Bahamas son 700 islas que se esparcen por más de 26.000 kilómetros cuadrados de océano. Cada isla tiene su propia diversidad. Es el lugar donde podrás realizar cualquier tipo de actividad acuática que puedas imaginar: practicar buceo en el tercer arrecife de coral más grande del mundo, buceo libre, nadar con delfines, rayas y enormes cardúmenes de peces, practicar vela o kayak a través de los manglares o golf en sus magníficos campos y relajarte en algunas de las playas más hermosas del mundo haciendo realidad tus fantasías. Hacia el sur, descubre playas tropicales desiertas de arenas rosas y aguas totalmente cristalinas como Harbor Island y Eleuthera.

 

 

Bora Bora
38 kilómetros cuadrados inolvidables

En la Polinesia Francesa, la Isla Bora Bora es una de las islas de Sotavento. Lo mejor es llegar en avión desde Taití. En esta isla la confusión de colores verdes, violetas y azules ofrecen un paisaje impresionante. En Vaitape además de una bonita aldea, encontrarás la mejor playa de las islas, Matira. En Motu, existen numerosos islotes de arrecife con excelentes playas de arena blanca y agua transparente. Las actividades son diversas, pudiendo acudir al encuentro con tiburones en la parte más externa de alguno de los arrecifes y con rayas en la parte interior. La mayoría de las playas son de propiedad privada. En tu próximo viaje, no dejes de visitar la playa pública de Motu Piti Aau, que ofrece magníficas vistas al monte Otemanu. No falta razón a quienes afirman que la “Perla del Pacífico” es uno de los lugares más bonitos del mundo.

 

 
Phu Quoc
Un paisaje diverso

Al sur de Vietnam, la isla de Phu Quoc es la isla más grande del país y de las más reclamadas para el viaje de luna de miel. En 50 kilómetros de largo y 22 de ancho, ofrece un paraje natural diverso donde practicar ecoturismo centrado en viajes y turismo responsables hacia las áreas naturales. Además de sus casi 150 kilómetros de costas, la isla ofrece un rico patrimonio histórico y cultural y una gran diversidad de montañas, bosques, arroyos, cuevas, cañones, arrecifes de coral y fauna. La variedad de cascadas, el avistamiento de ballenas y delfines, auténticos jardines de coral y el plancton bioluminiscente son sólo algunos de sus atractivos. En la capital, Duong Dong, se encuentran los principales atractivos, como el faro, el mercado o las pagodas que se suceden por toda la isla. Sus playas son espectaculares, especialmente en Hon Mong Tay.  

“James Bond”
Un paisaje diferente

Diferente a todo lo conocido es esta isla ubicada en el Parque Nacional Phang Nga Bay, al norte de Phuket, en Tailandia, bautizada como la isla de James Bond desde que se filmó The golden gun (La pistola de Oro), en 1974, con Roger Moore y Christopher Lee. Es famosa la roca de extraña forma de monolito que se encuentra en ella. La única forma de alcanzarla es en lancha y realizando una excursión de un día; a la llegada, descubrirás aguas verdes, formaciones rocosas, manglares, selvas y cuevas que obligan literalmente a tumbarte en el kayak para poder avanzar. El precio de la excursión a esta isla ronda entre  los 50 y 70 dólares por persona, pero merece mucho la pena.

 

 

Seychelles
Naturaleza monumental

Las Islas Seychelles, en el Océano Índico, ofrecen un mundo completamente diferente y una naturaleza monumental. Sólo 30 de sus 115 islas están habitadas y en la isla de Aldabra, únicamente viven científicos que residen en ella sólo tres meses al año en la estación fija de la isla de Picard para realizar estudios sobre el coral y sobre algunas especies marinas en extinción. Con razón son Patrimonio Mundial, lo que impide las inmersiones para apreciar los 22 kilómetros de longitud del coral que atesora, penalizándose a los infractores con multa y cárcel. Situado a más de mil kilómetros de Mahé, el atolón no tiene hoteles, sin embargo, existen otras muchas opciones en el sur de Mahé, la isla de mayor tamaño. En Curiese, declarado Parque Nacional Marino, viven más de 300 tortugas gigantes que comparten espacio con los árboles gigantes takamaka y algunas  especies raras de aves, como el loro negro de Seychelles, que sólo puede verse en este lugar y en Praslin; en esta isla, repleta de playas y bosques tropicales, se encuentra la Reserva Natural del Valle Mai, famoso también por el “Coco de Mar” y las orquídeas de vainilla. En la isla de La Digue, se encuentra la bonita playa Anse Source d’Argent y Fregate es un destino esencial para los amantes de la naturaleza, donde podrán admirar cincuenta especies de pájaros exóticos únicos en el mundo y alrededor de un centenar de tortugas gigantes marinas. Denis Island es un santuario del coral y posee una rica vegetación con magníficas zonas de buceo y oportunidades para la pesca y en Sainte Anne, se puede disfrutar de playas cristalinas en las que nadan cerca de 150 especies de peces multicolores.

 

 

Zanzíbar
Buceo de calidad

Zanzíbar es otra de las grandes experiencias para practicar turismo en islas del Índico. Se ubica a unos 25 kilómetros de la costa de Tanzania. Su costa es espectacular, con hermosas playas de arena con arrecifes de coral que se intercalan con pueblos de pescadores; algunas son tan tranquilas que desconocen lo que es el ruido. En la costa oeste es imprescindible la playa de Mangapwani; al este se encuentran las playas de Matemwe, Pwani Mchangani, Kiwengwa, Uroa, Bwejuu y Jambiani, todas de arena blanca. Entre las islas pequeñas ubicadas en alta mar, idóneas para excursiones de un día, están la isla de la Prisión (o Changu).
Zanzíbar tiene merecida fama de ser uno de los mejores lugares del mundo para bucear y las estructuras de arrecife de coral que rodean Unguja y Pemba aseguran la abundancia de la vida marina. La buena visibilidad a entre 20 y 60 metros y la temperatura promedio del agua durante todo el año de 27 ºC, garantizan el disfrute de la experiencia de buceo.
Stone Town, o la Ciudad de Piedra, declarada Patrimonio de la Humanidad en el año 2000, es la capital de la isla; en ella confluyen grandes manifestaciones artísticas en palacetes, jardines, fortalezas e iglesias.

 

 
Formentera
Una buena elección

La isla de Formentera es un enclave de playas blancas y aguas transparentes, rodeado de naturaleza desbordante y lejos de la masificación. En sus 83,2 km2 de extensión ofrece todo un mundo de recursos entre los que se encuentra la Reserva Marina dels Freus de Ibiza y Formentera, único espacio natural de todo el mar Mediterráneo incluido en la lista de Bienes Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. Es una de las mejores opciones para practicar submarinismo en el territorio nacional; la excelente visibilidad hasta los 50 metros y la enorme variedad de paisajes que caracterizan a la zona, con cuevas, paredes con gorgonias, pecios, inmersiones poco profundas y unas praderas de posidonia consideradas las mejor conservadas del Mediterráneo facilitan la decisión. El clima, con temperaturas máximas de 30 grados en verano, 22 en primavera y otoño y 15 en invierno ayuda mucho en la práctica de este deporte. La observación de aves es otro de sus atractivos en sus dos zonas húmedas, Estany des Peix y Estany Pudent, integradas dentro del Parque Natural de ses Salines d’Eivissa i Formentera donde están censadas 210 especies que realizan una parada en sus rutas migratorias para habitar y nidificar en este ecosistema natural.

 

 



Please reload

¡Síguenos! :)
  • Facebook Social Icon
  • Instagram Social Icon
Notícias recientes
Please reload