PUBLICIDAD
banner standart-ByNature-SU_FozIguacu936

Copyright © 2017 Roldán & Asociados, S.A., todos los derechos reservados

REVISTA INFORTURSA

Timón, 18  / 28223 Pozuelo de Alarcón, Madrid / España 

info@infortursa.es

Lisboa, el encanto de una capital histórica llena de contrastes

January 15, 2018

La luz del sol se cuela entre las siete colinas y Lisboa comienza a desperezarse para vivir un día más ofreciendo una simbiosis ideal entre la modernidad y la historia de 800 años de diversas influencias culturales. Tras el terremoto de 1755 que amenazó con borrarla
de la lista de metrópolis más antiguas de Europa, los lisboetas
se vieron obligados a rescatarla de sus propias cenizas.

A pesar de que nunca podrá borrar de su memoria ese día, Lisboa hace alarde de la alegría en sus plazas, la variedad de sus gentes y la cantidad de patrimonio cultural que prácticamente sustituye al que se perdió en el siglo XVIII. La ciudad adora a los que vienen a conocerla, ya sea durante un día o durante toda una semana. Lisboa acoge a todo viajero como un habitante más.

 

Torre de Belém
 

Descubriendo la ciudad a través de sus barrios
Los barrios históricos de Lisboa cuentan cada uno con su propia identidad, entornos únicos y con encanto que invitan a ser descubiertos por los visitantes.
El Barrio Alto es uno de los más paradigmáticos y atrayentes para vivir la ciudad. Típico y popular, posee inmensos rasgos de modernidad, con comercios de ropa y de diseño, bares y cafeterías clásicas de la capital. Su distribución es ideal para olvidarse de las horas y explorar los rincones y callejuelas de este apasionante barrio, que combina fuerza y sofisticación con tradición y antigüedad.

Por su parte, Chiado ofrece un ambiente todavía más elegante. Se trata de un punto de reunión de jóvenes, artistas e intelectuales; y presume de albergar una zona de cafés emblemáticos, como el frecuentado por el escritor Fernando Pessoa, "A Brasileira".

La zona del Carmo, próxima a Chiado, dispone de algunos enclaves de interés relacionados con la historia de la ciudad, como el Convento y la Iglesia do Carmo, que mantiene su elegancia e imponencia. Allí se pueden visitar las ruinas y el Museo Arqueológico do Carmo, que incluye un conjunto de piezas prehistóricas, romanas, medievales, manuelinas, renacentistas y barrocas. El Largo do Carmo es también un lugar emblemático de la historia portuguesa reciente, al haber sido escenario de la Revolución de los Claveles, el 25 de abril de 1974.

 

 
El Elevador de Santa Justa, patrimonio nacional, une los barrios de Carmo y la Baixa. Desde lo alto de sus 45 metros de altura se puede contemplar una hermosa vista sobre la Baixa Pombalina. Hay que aprovechar para bajar o subir en este ascensor centenario, el único de tipo vertical que presta servicio público y que posee un estilo arquitectónico peculiar.
Otra visita obligada que ofrece una panorámica espectacular de la ciudad es el Castillo de San Jorge. Construido en el siglo XI, esta fortaleza se alza sobre la cima de la colina de San Jorge, la más alta de la ciudad. En el mismo recinto se puede visitar la Exposición Permanente y el Yacimiento Arqueológico, donde se encuentran los testimonios de esa vida pasada. Considerado Monumento Nacional, es uno de los símbolos de Lisboa.
A los pies del Castillo de San Jorge nace el barrio de Alfama, que recoge la esencia lisboeta y es la verdadera cuna del fado, estilo musical puramente portugués nombrado Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO. Por ello, en este distrito se ubica el Museo del Fado, todo un referente cultural. Su colección de 14.000 piezas comprende instrumentos musicales, fotografías, discos, partituras y vestuario, entre otros artículos.

 

Barrio de Carmo, al fondo el Castillo de San Jorge 

Alfama es el barrio más antiguo de Lisboa 


En Graça, además de otro bello mirador arropado por la frescura de los árboles, se localizan la Iglesia y Monasterio de San Vicente de Fora, uno de los monumentos religiosos más imponentes y notables de la ciudad. Muy cerca, los martes y los sábados, se puede encontrar una de las ferias más populares y concurridas de la ciudad, la Feria da Ladra.
La Plaza del Comercio, también conocida como Terreiro do Paço, es la más famosa de Portugal y permite acceder a varios puntos de interés: el Patio de Galé, el muelle Cais das Colunas y el centro de interpretación Lisboa Story Centre, con el que descubrir de modo interactivo los secretos de la ciudad.
Sin embargo, el gran distintivo de esta plaza es el Arco de Rua Augusta, un monumento que, a través de un elevador, situado en la Rua Augusta, posibilita el acceso a un fabuloso mirador con vistas al río y el propio Terreiro do Paço, la Baixa Pombalina, la Catedral Sé y el Castillo de San Jorge.

 

Plaza del Comercio, al fondo el Arco de Rua Augusta 


Siguiendo la ribera hacia el oeste, se encuentra el barrio de Belém. Esta zona goza de una gran importancia histórica, ya que desde su playa partió la flota del navegante Vasco de Gama rumbo al descubrimiento de la ruta marítima hacia la India. Los edificios más emblemáticos que se hallan en este sector son el Monasterio de los Jerónimos y la Torre de Belém, ambos reconocidos como Patrimonios Culturales de la Humanidad por la UNESCO. De creación más reciente, el imponente Monumento a los Descubrimientos también homenajea el afán explorador de Portugal, junto al Tajo.

 

 Monasterio de Los Jerónimos 


En Belém también es indispensable probar los famosos pasteles de nata o “pastéis de Belém” e ir a visitar una de las últimas novedades de Lisboa, el Museo de Arte, Arquitectura y Tecnología (MAAT). Se trata de nueva y atractiva propuesta cultural que acoge diferentes exposiciones nacionales e internacionales con la colaboración de artistas, arquitectos y pensadores contemporáneos con el propósito de reflejar los grandes temas de actualidad y las tendencias artísticas de vanguardia.
Otra de las novedades de la capital es el Centro de Interpretación del Puente 25 de Abril, la Experiencia Pilar 7: una instalación creada en el pilar número 7 del emblemático Puente 25 de Abril para explicar la historia de su construcción y el funcionamiento de esta gran obra de ingeniería con más de medio siglo en pie. Destaca especialmente el espectacular mirador panorámico que han habilitado a unos 80 metros de altura, al que se llega mediante un ascensor.

 

 Puente 25 de Abril

 

La Lisboa más moderna se aprecia igualmente en el Parque de las Naciones, recinto creado junto al Tajo con motivo de la Exposición Mundial de 1998. Hoy en día, es un lugar donde los lisboetas se divierten, disfrutan de espectáculos, pasean, hacen deporte, van de compras, trabajan y viven. Entre sus distintos espacios resaltan el “Oceanário de Lisboa” –nombrado Mejor Acuario del Mundo por TripAdvisor en 2017–, el Telecabina de 1.230 metros sobre el río y el rascacielos más alto de Lisboa, la Torre Vasco da Gama, desde el que observar el largo puente con el que comparte nombre.

www.visitlisboa.com


Please reload

¡Síguenos! :)
  • Facebook Social Icon
  • Instagram Social Icon
Notícias recientes
Please reload