PUBLICIDAD
banner standart-ByNature-SU_FozIguacu936

Copyright © 2017 Roldán & Asociados, S.A., todos los derechos reservados

REVISTA INFORTURSA

Timón, 18  / 28223 Pozuelo de Alarcón, Madrid / España 

info@infortursa.es

Bahías de Morlaix y Saint-Brieux: La Costa del Granito Rosa

September 18, 2017

 

Gracias a su reserva ornitológica, la bahía de Morlaix es un lugar único en Europa; un impresionante paisaje salpicado de islas e islotes anuncia numerosas y encantadoras calas de arena fina que seducen al viajero. A esta bahía se suma la de Saint Brieux, con acantilados, puertos y dunas que van bordeando el litoral, donde están asegurados el ocio y el disfrute de deportes náuticos, además de irresistibles propuestas gastronómicas. Hoy, son destino de moda con bonitas villas. Admira el espectáculo.  

 

Morlaix ofrece un extraordinario paisaje salpicado de islas e islotes. La península de Carantec fue destino de artistas en la década de 1900 y en la isla Callot, descubrirás calas de arena fina y lugares como Plougasnou o Locquirec. La belleza rosa del paraje natural de Ploumanac’h impone al llegar a esta bahía. Una aplicación móvil gratuita de Granit Rose Tour te lo cuenta en 40 puntos de interés que puedes recorrer in situ, pero no es lo único. En la bahía de Morlaix podrás vivir una experiencia única jugando con las focas grises (desde 75 euros) tras un apasionante viaje en barco de submarinismo, siempre que sepas usar las aletas, la mascara y el tubo; podrás realizar un viaje de un dia por mar a bordo de un antiguo velero, a la siete islas (desde 42 euros) donde descubrirás loas 20.000 parejas de alcatraces que anidan en los acantilados o las 120 de frailecillos que se mantienen en la isla entre otros muchos secretos. En tierra firme, pero no menos atractiva es la experiencia de compartir un paseo nocturno guiado de dos horas por el corazón del valle de Traouïero, donde tomar una copa y disfrutar de las mejores especialidades bretonas desde 6 euros por persona.

 

La llamada ruta de los recintos parroquiales reúne magníficos monumentos de entre los siglos XV y XVII junto a los cuales conviven lugares como la Roche-Maurice, que impresiona por su tribuna y la profusión de personajes y animales exóticos. En un calvario, una tribuna o un arco triunfal se mezclan la religión y las leyendas bretonas dando lugar a espectaculares construcciones que, sin duda, te sorprenderán.

 

Plougrescant es un laberinto de senderos que te conducen a  zonas  naturales de gran belleza, no sin antes ofrecerte la posibilidad de visitar ciudades medievales, como la de Tréguier. En la costa de la Aulagas encontrarás magníficos acantilados y la capilla de Saint-Gonéry, antes de entrar en un camino de columnas de granito impresionantes que han resistido a la erosión en zonas como Porz-Hir.

 

En tu recorrido por la bahía también encontrarás restos neolíticos de gran interés como los que se encuentran en Cairn de Bamenez, donde puedes recorrer el GR 34. En la lengua de tierra que se adentra en el mar y que se denomina el “Sillón de Talbet”, descubrirás por qué existen leyendas en torno a ella, como la que cuenta que Merlín construyó esta vía lanzando millones de cantos rodados para llegar hasta el hada Viviana o la que explica que Morgana, que residía en la isla de Talbert, se enamoró del rey Arturo y que para alcanzarle, tiró unas piedras hacia el litoral y que estos se convirtieron en millones de piedras que formaron la lengua de tierra.

 

 

El puerto bretón más británico lo encontrarás en Roscoff, con casas muy ornamentadas, una bonita iglesia gótica flamígera, su puerto  y sus playas y todo frente a la magnífica isla de Bat que se encuentra a 15 minutos y tiene senderos costeros ineludibles. Una impresionante fortaleza que hay que visitar, a orillas del Trieux y en el corazón de Trégor, es el castillo de La Roche-Jagu, con una fachada principal impresionante y otras de perfil más austero pero un impresionante conjunto en todo caso. A pocos kilómetros, la ciudad de Pontrieux, es una ciudad construida a orillas del agua que se conoce como la “Pequeña Venecia de Trégor”.

 

Una visita imprescindible es la del Château du Taureau, que ha sido recientemente restaurado; el castillo se construyó para defender a la bahía de Morlaix frente a los saqueos ingleses; ha sido fortaleza, prisión estatal y hasta escuela de vela; hoy es un museo y para visitarlo puedes contratar visitas guiadas, teatralizadas, narradas o cantadas, pero en todo caso experimentarás la magia del lugar. La ciudad de Tréguir es otra de las visitas recomendables por la riqueza de su arquitectura: catedral, casas medievales de madera, monasterios y bonitas plazas, como la de Martray, en la calle Renan, en honor al escritor y filósofo que fue Ernest Renan.

 

Fíjate en la aguja de la catedral, que está cincelada con motivos de naipes porque su construcción se financió con el dinero recaudado con la lotería de París. Sólo en Morlaix podrás encontrar casas con pondalez; edificadas en el siglo XVI por los comerciantes de telas de lino, se organizan en tres niveles alrededor de una chimenea enorme, una escalera de caracol central y pasajes de madera, conocidos como “puentes de ida”. Sus entramados de madera sobresalen en voladizo en las callejuelas que rodean la plaza Allende. En Morlaix encontrarás numerosas callejuelas y escaleras de piedra     que te llevan a las entrañas de la ciudad y una vez arriba, ve al callejón de Prêtres, que comunica con la primera planta del viaducto que es emblema de la ciudad desde donde apreciarás vistas impresionantes. El viaducto de Morlaix, de 292 de largo por 62 de alto, el puerto, la fábrica de tabaco, sus animadas terrazas y sus restaurantes y cafeterías donde podrás saborear la cerveza artesanal hacen el resto.

 

 

Cómo llegar?

• EN AVIÓN: Vueling: www.vueling.com Barcelona-Brest: Vuelo directo. Vuela los jueves y los domingos a partir del mes de abril. Barcelona-Nantes: Vuelo directo. Vuelos diarios. Barcelona-Rennes: Vuelo directo. Varios vuelos a la semana. Air Nostrum www.iberia.com Madrid y Barcelona-Nantes. Conexión diaria con el aeropuerto de Barajas y a días alternos con El Prat. Iberia Express: www.iberiaexpress.com Madrid - Rennes: Vuelo directo. Varios vuelos a la semana.

• EN COCHE: Nada más entrar en la región, los conductores acceden a la red de carreteras bretona de doble vía libre de peajes. Barcelona-Rennes: 1.090 km Madrid-Rennes: 1.150 km San Sebastián-Rennes: 681 km

• EN TREN: Para continuar el viaje, Bretaña está muy bien comunicada con París con el TGV Atlantique. Sale de la estación de Montparnasse, tarda solo 1h30 horas para llegar a Rennes y 3h30 horas en Brest o Quimper. www.voyages-sncf.com

 

Más info: tourismebretagne.com

 

 

Please reload

¡Síguenos! :)
  • Facebook Social Icon
  • Instagram Social Icon
Notícias recientes
Please reload