Buscar
  • Rocio Madueño

Islas Griegas: sorprendentes


Más de 2.000, de las que sólo 200 están habitadas, constituyen las llamadas Islas Griegas, que son un paraíso para el viajero donde arte, cultura y costumbres, se combinan con un paisaje de aguas cristalinas de un azul profundo. Las más famosas son las Islas Cicladas, entre las que se encuentran la animada Mykonos, la volcánica de Santorini y la de las bellas playas de Milos. En las islas del Dodecaneso, se encuentra la medieval de Rodas y en las Jónicas Zakynstosh, también conocida como Zante.

Santorini

La estrella de las Cícladas

La de Santorini es una de las islas más valoradas. Se debe a sus escarpados paisajes, sus playas volcánicas y su típica arquitectura. La isla está salpicada de pequeños puertos situados en el interior de la caldera volcánica, que sólo dan servicio a los barcos que enlazan con El Pireo y otras islas del Egeo, junto a veleros y pequeñas embarcaciones. La capital es Fira; se ha construido haciendo estrechas callejas empinadas de casas blancas sobre la caldera, justo al borde del acantilado; la de Agíou Miná, discurre vertiginosa por el filo de la caldera hasta la iglesia de Agíos Minás, que es el símbolo de la ciudad y su Plaza Mayor es un auténtico centro neurálgico; 270 metros hacia abajo de la ciudad, al pie del acantilado, se encuentra el antiguo puerto; para subir hay que hacerlo a pie, ascendiendo 588 escalones, en teleférico o en burro; el de Athinios, más hacia al sur, es accesible en autobús. Por unos 18 euros, puedes hacer una excursión al Volcán de Nea Kameni, donde se ubica el Parque Natural Geológico Nacional del mismo nombre, donde no hay vegetación; tampoco cráter, pero sí pequeñas depresiones calientes con cristales de sulfuro y yeso, auténticas fumarolas. No te pierdas la puesta de sol en Oia ni las calas de Santorini, calas recónditas de arena negra o roja y de un agua azul intenso. La de Kamari tiene bandera azul. Incluye en el itinerario una visita al menos a tres de sus museos: el del Vino, el de Minerales y Fósiles y el del Folklore; en el de la Prehistoria podrás ver la reconstrucción de una casa prehistórica. De su gastronomía prueba el dolmades, la moussaka, el keftedes y la salsa taramasalata, recetas típicas que repetirás seguro. Grecotour te ofrece una estancia de ocho días, con tres noches en Atenas y 4 en Santorini desde 588 euros por persona

Santorini

Mikonos

Naturaleza Mediterránea

Empieza a descubrir esta bonita isla en su capital, Jora, en cuya parte más alta podrás encontrar blancos molinos y al nivel del mar pasear, lo que es una magnífica experiencia, y más si se hace por lugares como el barrio de Alefkándra, también conocido como la “Pequeña Venecia”, donde abundan las casas con balcones repletos de flores y mirando al mar muy de cerca; en su plaza, se encuentran la catedral ortodoxa y la iglesia católica de la Virgen del Rosario. No te pierdas su castillo, en el barrio de Kastro, ni la hilera de casas medievales que conforman su singular muralla; si eres un amante de la arquitectura tienes hasta 400 iglesias para visitar, la de Paraportianí es monumento nacional. Ano Merá es otra ciudad de gran interés; alberga al monasterio de Pangía Turlianá. Si eres amante del surf, podrás practicarlo en la playa de Panormos.

Amanecer en la “pequeña Venecia”, Mykonos

Rodas

Belleza entre mares

Rodas, capital de las islas del Dodecaneso, creció entre las historias de los navegantes procedentes de Creta y las de los Caballeros de San Juan, que llegaron a sus tierras tras ser expulsados de Tierra Santa; también de la mano de su Coloso, una de las siete maravillas de la antigüedad, que fue faro y guía de las embarcaciones que llegaban a sus costas. A su impresionante ciudad medieval, plagada de murallas, minaretes, palacios y fortificaciones, se suman su puerto de Mandraki y castillos y fortalezas como la de Monolithos. La ciudad medieval es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO; accede a ella a través de la Puerta de Damboise, la más bonita de la ciudad, pero no te resistas a la de San Antonio ni a la de San Juan; traspasarlas, te situará en el puerto antiguo y ya en la ciudadela es obligatorio un paseo por la calle de los Caballeros parando en todas sus tabernas y tiendas de productos típicos. En la ciudad encontrarás magia en la Fuente Castellana, en la Catedral Panagia tou Bourgou, en la pequeña capilla de Agios Fanourios y por supuesto en la Mezquita de Solimán El Magnífico. A 55 kilómetros, descubrirás el pueblo de Lindos, el más visitado por los turistas que hay que recorrer andando; en lo alto, siguiendo sus empinadas callejuelas, se encuentra la Acrópolis. Si el tiempo acompaña visita sus playas; las hay concurridas, pero también tranquilas y solitarias. Y a 24 kilómetros, el monasterio de Panagia Kalopetra merece también una parada en tu recorrido.

Fortaleza de San Nicolás, en la Isla de Rodas

Milos

A toda costa

Milos, la isla que se sitúa más al suroeste del archipiélago de las Cícladas, tiene más playas que ninguna otra de las islas, unas setenta puedes contar; reúne también una singular belleza, de la que la geología ha sido autora. En la antigüedad fue un importante centro exportador de minerales. Se accede a ella en ferry desde Santorini (52 euros) o a través de su pequeño aeropuerto que ofrece 2-3 vuelos diarios a Atenas (en Jetcost los encontrarás por 122 euros). La ciudad es tranquila y relajada, con pueblos que no llegan a 5.000 habitantes. En Adamas, encontrarás bonitas casas del siglo XIX, así como una intensa actividad comercial, pese a que es Plaka, la capital, su ciudad más importante; aquí encuentras una ciudad llena de tipismo, con casas encaladas en blanco y calles empedradas que te llevan al Kastro, la fortaleza que se ubica en lo alto de la colina, a 300 metros de altura que tendrás que subir a pie. Trypiti, muy cerca, es la zona donde encontrarás restos de asentamientos grecorromanos que te llevan a las catacumbas y al teatro, que ha sido restaurado. En el camino hacia el teatro, se encuentra el lugar donde en 1820 un granjero descubrió la Venus de Milo, que actualmente se encuentra en el Louvre. Pollonia es un pequeño pueblo de pescadores y muy cerca están las ruinas de la antigua ciudad de Fliakopi que ofrece una bonita panorámica. No te pierdas la playa de Sarakiniko, una de las más fotografiadas de las Cícladas donde explorar y ver pozas y cuevas.

Zakyntosh

Aguas cristalinas

En las Jónicas, Zakyntosh es una de las islas más bonitas por sus aguas cristalinas, la arena fina de sus playas, su orografía montañosa y sus fértiles tierras. Numerosas playas se extienden a lo largo de su línea costera de 123 kilómetros. Uno de los grandes atractivos de esta isla son las Blue Caves, un espectáculo natural que podrás ver si contratas un paseo en barco por esta zona. Navagio es una de sus mejores playas, pero sólo se puede acceder por vía marítima; Banana Beach, asegura la tranquilidad durante el descanso y todo tipo de comodidades para el turista; en las cercanas playas de Kalamaki y Lagana, encontrarás un importante punto de desove de tortugas marinas por lo que podrás hacer buceo, pero no actividades acuáticas. Limini Keriou, a 20 km de la capital de la isla, que es Zante, es un punto de partida idóneo para visita las cuevas de Marathia Cape, la Gruta de Keri o el Parque Nacional Marino. Para el ambiente nocturno, tendrás que trasladarte a Lagana, donde sus lugares de ocio nocturno, restaurantes y tiendas no te defraudarán. Visita los pueblos de Vassilikos, Argassi y sus iglesias, casas, puentes y acueductos; también Alykes, cuyas salinas abastecen a toda la isla.

Playa de Navagio, isla de Zakyntosh

Más info: www.visitgreece.gr

#grecia #islasgriegas

0 vistas
PUBLICIDAD

Copyright © 2017 Roldán & Asociados, S.A., todos los derechos reservados

REVISTA INFORTURSA

Timón, 18  / 28223 Pozuelo de Alarcón, Madrid / España 

info@infortursa.es